5 de enero de 2013

El monopolio del dolor

El bendito (o maldito) asado en la Ex ESMA, que no fue, es el tema en boga en estos días y el maldito bastardo no puede dejar de dar su opinión, un poco porque me hinché las pelotas de leer tanto hipócrita que se rasga las vestiduras por las redes sociales, los diarios y los medios de comunicación y otro poco porque siento que es un tema que me toca y del que puedo opinar.

Por un lado tenemos a los Anti K, a los que el hecho de ser anti-algo ya los hace insoportables y toda discusión con ellos se vuelve inocua porque son personas cerradas y atrincheradas en su necedad. Por otro lado, tenemos a los sindicalistas maquillados; esos que en los plenarios insultan y denigran pero, en pos de hacerle la segunda a la opereta planteada por los medios hegemónicos, ¡son más buenos que la semilla de chia! Esos que se creen que porque tienen un sector con muchos trabajadores o afiliados tienen mayor representatividad que el resto de las juntas internas y hasta la verdad "posta", la de la milanesa; sindicalistas que sin pudor ni tapujos mienten frente a la cámara sin ningún problema y hasta podría decirse que profesionalmente, para luego caer en el ridículo de que una junta interna más pequeña los desmienta rotundamente sobre lo sucedido en la Ex Esma. Una de esas delegadas dijo en TN que preguntó casa por casa a los trabajadores de Justicia sobre la veracidad de la obligación de asistir al evento de Alak y quiero, desde acá, desmentirla categóricamente. ¡A mi casa no vino a preguntar! Es que ATE Justicia está con Pablito "Nos vemos en Disney" Michelli y ahora que Moyano se dio cuenta de que a Pablo no lo sigue ni la AFIP (tan temida en estos días), hay que "recalcular", como los GPS, para ver en qué dirección se marcha y en contra de qué. "Lo mismo de siempre", puede decir Michelli. Lo raro es que se rasgan las vestiduras por los DDHH los mismos que comparten una marcha con la Chechu Pando! Allá ellos. 

Una tercera posición es la de los familiares de los desaparecidos, los detenidos que sobrevivieron y los hijos. En este punto me quiero explayar: creo - y digo "creo" porque no estoy seguro de que todos hayamos sido víctimas de ese estado represivo. Acordando respecto de este punto, me doy la licencia de seguir adelante -: ¿Quién de todos nosotros es más victima que el resto? ¿Existe algún instrumento de medición ya diseñado del que no tengo conocimiento? ¿Nos vamos a poner a medirnos para ver quién la tiene más larga o quién la tuvo peor a la hora de sufrir? ¿Quién tiene monopolizado el dolor?

Si la respuesta es "nadie", entonces, ¿quién tiene derecho a decirle al otro cómo debe afrontar su historia? 

Coincido con mi hermana, la princesa, en que la Ex ESMA es un lugar horrible. Un sitio que, ante la sola idea de tener que visitarlo, ya me pone nervioso. Al entrar sentís que el aire es más espeso y la profunda carga de dolor y angustia todavía queda en cada uno de los rincones en los que estuvieron detenidas clandestinamente miles de personas a las que se torturó, mató y desapareció por completo de la faz de la tierra. Yo, personalmente, no puedo ir así nomás. Tengo que prepararme para visitarla. He ido cuatro o cinco veces, no más. No fui nunca a ningún evento. No fui a ningún taller. Creo que no iría a festejar nada porque no puedo festejar en el último lugar en el que se sabe que mi mamá estuvo con vida y del que desaparecí por más de veintiún años. Pero -siempre hay un pero-, ¡es un rollo mío! Es un drama que tengo yo. No necesariamente lo tienen que compartir los demás ni tienen que solidarizarse con mi sentir.

Así como una persona, en un momento de crisis o de nervios, puede estallar en llanto o largar una ruidosa carcajada y que sea válido, ¿por qué razón no sería absolutamente comprensible que la ESMA recuperada para todos es una victoria más en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia?

Si Página 12 quiere organizar un brindis allá, ¿cuál es el problema? Antes brindaban los Marinos cuando se ganó penosamente el mundial '78, hoy puede brindar la gente que trabaja allí para dar conciencia a miles de estudiantes de lo que pasó en nuestro país hace más de treinta años. ¿Qué hay de malo en eso? De última, haces como yo, que si no me gusta la idea de festejar ahí, ¡no voy y listo!

Somos pocos los que pudimos volver de aquel horror. Que no nos separe algo tan chiquitito. Se ha luchado mucho y se ha conseguido poco. A mí no sólo me faltan mis padres; me duelen casi cuatrocientos hermanos que todavía no saben su verdadera identidad, ¡y nosotros discutiendo por el champán!

1 comentario:

  1. El dirigente de Federación de Tierra y Vivienda, Luis D'Elía, criticó duramente a la diputada Victoria Donda en su twitter diciendo, "Victoria ‘TONTA’ bebió sorbo a sorbo la ideología y el odio de sus apropiadores".

    ¡¡¡ Buenísimo Luisito, sos mi ídolo KKs. !!!

    Si nadie la defendió desde el gobierno y su entorno, tampoco las Madres de Plaza de Mayo, las Abuelas, Hijos, Derechos Humanos Ks, a esa bebita ,hija de desparecidos, criada por un perverso, psicópata , torturador lo deben creer firmente ¿no? y lo aceptan totalmente, yo creo que hasta piensan que vos , en tu caso Guillermo y en los de todos los que fueron apropiados y criados desde los pocos dí as de nacidos por militares enfermos ,endemoniados, miserables y sus mujeres, como lo fueron Vicky Donda, Juan Cabandé, los mellizos Reggiardo Tolosa, etc. no pueden dejar de tener incorporados en su genética ,adquirida por la crianza , el germen de esas siniestras perversiones,de los odios y que están malditos desde la cuna.

    ¿O no? sino deberías haber salido a defender a Vicky Donda y nada de nada...

    ResponderEliminar