13 de junio de 2012

Coincidencias

Con Maricel tenemos muy pocas cosas en común. De esas pocas cosas, una es nuestro repudio al mantecol.

6 comentarios:

  1. No te metas con el Mantecol. Yo entendí lo que era la dependencia química a través de esta golosina de origen medio-oriental.

    ResponderEliminar
  2. Jajaajajajaja!! Dejame tener algo en común con la princesa!

    ResponderEliminar
  3. Y después te andás lamentando que no tiene corazón esta muchacha... Claramente no lo tiene! Y vos tampoco!! Solamente gente desalmada siente aversión por el mantecol!!!!:P

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre supe que somos malos... muy malos...

    ResponderEliminar
  5. me sumo al repudio total y absoluto al mantecol: ya con su nombre nos dice toda su asquerosidad repugnante!

    De todos modos yo les encuentro los ojos (no la mirada), los ojos y la nariz muy parecidos entre ustedes dos! Creo que son herencia de tu padre, no?

    ResponderEliminar
  6. Pero esos son parecidos físicos!

    ResponderEliminar