13 de mayo de 2012

Las fotos de mi papá

Un día - por desgracia no recuerdo cuándo - mi abuela paterna Argentina nos invitó a Cintia y a mí a almorzar a su casa. La comida fue deliciosa y de postre estuvimos viendo todas las cosas que mi abuela tenía guardadas de su hijo, mi papá, José Manuel.

Después de ver sus cuadernos, sus fotos y hasta unos zapatitos de cuando era muy chico, me regaló todo. No pude aceptarlo. Esas cosas eran lo poco que le quedaba de su hijo, su único hijo, ése que le secuestraron y desaparecieron cuando tenía solamente veinticinco años. Los recuerdos en su memoria y esas fotos y cuadernos eran todo lo que quedaba como evidencia de su paso por esta vida. (También sus dos nietos, una - la princesa - a la que crió como a su propia hija y otro al que le robaron durante veintiún años).
No pude, no era justo. Le pedí sólo las fotos de las que tenía copias y le prometí que cuando ella faltara, yo me quedaría con ese incalculable tesoro.

El 04 de Septiembre del 2005 se me fue; se le acabó la vida. Algunas abuelas de plaza de mayo dicen que se fue feliz de haberme encontrado. Espero que sea cierto. Me queda en el alma un vacío terrible y la angustia de no haberme permitido disfrutarla más.

No cumplí mi promesa: a horas de su partida, la princesa se presentó en su departamento con un cerrajero y cambió la cerradura. Nunca entendí la razón. Lo cierto es que desde ese momento hasta hoy, las fotos de mi papá son un botín de guerra entre nosotros.

Una herramienta más para hacerme sentir como un maldito bastardo.

5 comentarios:

  1. Una Princesa ladrona!!!! pero mira vos a la pequeña princesa montonera...
    Al parecer el robo perfecto, aprovecharse de un momento tan doloroso para activar y poner en marcha el robo de tus recuerdos. Obviamente que eran recuerdos, que con ayuda de la imaginación y las fotos intentarías construir. no? Por que los malos solo dejaron fotos de nuestros 30.000 compañeros/as detenidos/as desaparecidos/as.
    Pero claro entiendo, lo que pasa que las Princesas se creen en el derecho de que deben poseerlo todo. O mejor dicho La Princesa Montonera, se cree en el derecho de apropiarse de ese tesoro porque ella ha sufrido mas que ninguna la desaparición del rey y la reina. No se conformo con despreciarte, era necesario que vuelvas a pasar una vez más, por el robo de los recuerdos, de las imágenes, de ese más preciado tesoro que la hermosa Argentina guardaba para vos...

    ResponderEliminar
  2. Te juro que me dio asco leer la nota del página hablendo "de las diferentes facetas de la personalidad de mi papá, eso que era músico y tal y cual...
    Asco y bronca.
    Guille, no te castigues más, no es tu culpa que ella no esté a tu altura, ni a la altura de tus padres, ni de la lucha que ellos y generaciones posteriores seguimos dando.
    Mezquina, resentida, insegura, egoísta, egocéntrica...
    Ya se curará de tanto odio... O la consumirá.
    Abrazos miles!

    ResponderEliminar
  3. Muy emotivo lo que contás, y doloroso también por la actitud de "la princesa". No puedo entenderlo, y trato de pensar qué justifica actuar así, no encuentro respuesta...

    ResponderEliminar