2 de mayo de 2012

El rol

Tengo que reconocerlo: no pude aprender todavía a ser hermano.

Viví durante más de dos décadas como hijo único. Ese lugar lo conozco y era fácil asumir el rol. Sé también mantener una amistad (me considero un buen amigo de mis amigos). Supe ser novio. Creo ir por buen camino siendo esposo. Mis hijos me están enseñando a ser padre..., pero ser hermano es un papel que no pude interpretar jamás. Y mucho más difícil es ser hermano de una hermana.

¿Cómo hago para explicarlo mejor?

Son pavadas mías; rollos míos. Yo veo a mis hijos, que se abrazan como si nada y se dan un beso o la mano; juegan, se pelean y se consuelan. Yo no pude construir ese lenguaje ni ese vínculo afectivo con mi hermana. A mí me cuesta mucho darle un abrazo, decirle cosas lindas, darle un regalo o simplemente comprarle una golosina en un kiosco sin sentirme cursi o tonto.

La princesa y este maldito bastardo tendrían que haber tenido la posibilidad de disfrutarse desde sus primeros recuerdos hasta la actualidad.

Tal vez así, hoy no estarían leyendo este post.

2 comentarios:

  1. Ay, nene!!
    Mirá, en mi casa criaron 5 chic@s. Yo soy la menor de tod@s.
    Y a mi hermano de padre y madre, 3 años mayor, lo veo una vez al año porque vive en EEUU, y generalmente no hace otra cosa que putearme porque soy militante, no tengo un mango -ni me interesa mucho tenerlo- y desaproveché las influencias del lado bián de mi familia para ser lo que èl entiende es una loser fracasada...
    A mis medio hermanos, además de acusarme alguna que otra vez y tratarme varias màs (también) de bastarda por ser la hija de la segunda mujer de mi padre -quien no tiene títulos de nobleza como sí su madre- los veo aún menos, ni siquiera para los cumpleaños, y para muy pocas navidades...
    Con la única que tengo trato es con mi hermana, generalmente por chat o telèfono porque vive en Perú -y si no me reluce sus celos como varias veces supo hacer, por ser menor o lo que sea- nos llevamos bastante bien... Pero no nos vemos màs que una vez al año tambièn.
    Yo que vos no idealizaría tanto la fraternidad... Nosotr@s, ni siquiera conociéndonos (al menos así parece) desde el nacimiento, tod@s l@s herman@s nos queremos o llevamos bien...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Idealizar es uno de los verbos preferidos en mi familia. Tengo un mandato que respetar.

      Eliminar